Los procesos migratorios implican muchas veces tener que reformular las habilidades y conocimientos que una persona ha adquirido a lo largo de su vida.

El aprendizaje de la(s) lengua(s) y cultura de la sociedad de acogida es un instrumento básico para las posibilidades relacionales personales y con el entorno, para acceder a la formación reglada y ocupacional, al conocimiento de derechos y deberes y para ir consolidando un espacio social que facilite el éxito del proyecto migratorio.

¿Nos ayudas a difundir nuestro trabajo?

Comparteix

Suscríbete al boletín

¿Quieres conocer toda la actividad de la entidad?  Haz clic aquí y forma parte de la comunidad de Bayt al-Thaqafa