Acogemos a personas de orígenes y culturas diversas para conseguir que tod@s tengamos las mismas oportunidades.

“Este trabajo me ha permitido tener un piso y poder hacer cosas básicas que antes no podía”

31/10/2019

La subvención ACOL -acrónimo de acollida (acogida)-, impulsada por la Generalitat de Cataluña, permite a las entidades sociales contratar personas migradas que se encuentran en procesos de regularización. Esta línea de subvenciones forma parte del Programa de Treball i formació, que impulsa el Departament de Treball, Assumptes socials i Famílies, a través de la Secretaria d'Igualtat, Migracions i Ciutadania y el Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC). Esta ayuda se dirige a entidades sociales sin ánimo de lucro para que puedan contratar a personas con la nacionalidad de un país extracomunitario en situación de vulnerabilidad que cumplen los requisitos para solicitar un permiso de residencia por arraigo social.

En Bayt al-Thaqafa, gracias a la ACOL, hemos podido incorporar a dos personas, Nizar y Aicha. Ambos dan apoyo en diferentes programas de la entidad. En el caso de Nizar, que colabora en la acogida a las personas que llegan por primera vez a Bayt, su incorporación ha permitido mejorar la calidad de la atención que ofrecemos, ya que él ha pasado por procesos similares -lo que hace que las personas recién llegadas perciban esta empatía- y, además, habla árabe, lo que facilita la comunicación con estas personas y hace que podamos recoger mejor sus necesidades y demandas.

Las ayudas se convocaron en 2018 por primera vez y se dotaron con un presupuesto de 1,5 millones de euros. Esto permitió formalizar 86 contrataciones. La buena acogida de la convocatoria ha empujado el Departament a ampliarla. Este año se ha dotado con 2,5 millones de euros y se podrán contratar, como mínimo 120 personas.

Es, por tanto, una oportunidad tanto para las personas migradas que ya tienen un cierto arraigo en el territorio -que pueden conseguir un trabajo y terminar de regularizar su situación- como para entidades sin ánimo de lucro, que pueden fortalecer sus plantillas .

El hecho de poder regularizar su situación ha significado un gran salto adelante en la vida de Aicha y Nizar. A este último le ha permitido acceder a un piso y, por primera vez en siete años, visitar a su familia en Marruecos. Lo explica en este reportaje publicado en social.cat.

 

 

¿Nos ayudas a difundir nuestro trabajo?

Comparte