Acogemos a personas de orígenes y culturas diversas para conseguir que tod@s tengamos las mismas oportunidades.

Adhiérete al comunicado del Consell Municipal d'Immigració de Barcelona frente la emergencia Covid-19

29/04/2020

El Consell Municipal d'Immigració de Barcelona (CMIB) ha puesto en marcha una recogida de adhesiones a su comunicado, emitido a principios de este mes de abril, en el que se pide a las administraciones medidas para garantizar los derechos de las personas migrantes ante la crisis sanitaria, económica y social provocada por la pandemia de Covid-19. Bayt al-Thaqafa formamos parte del CMIB y ya nos hemos adherido. Os animamos a todos y todas a que os adhiráis. Podéis hacerlo enviando un correo electrónico a consellimmigracio@bcn.cat expresando vuestra voluntad de adhesión.

A continuación os compartimos una síntesis del comunicado.

Una crisis como la actual hace visibles y hace aflorar las vulnerabilidades, así como los potenciales, a nivel de toda la sociedad, que en otras condiciones están invisibilizadas. Entre las personas migradas y refugiadas encontramos un porcentaje relevante de personas que pueden estar en situación vulnerable pero, al mismo tiempo, a menudo se desconoce que un volumen importante tienen formación superior y muchas, en el campo de la salud.

Encontramos a personas en situación de mayor riesgo tanto a nivel de salud como económico y social, teniendo en cuenta el racismo y la xenofobia existente, y especialmente si están en situación irregular y sin redes familiares o sociales. Nos referimos a personas sin papeles y en economía sumergida, sin opción a los recursos previstos ante la crisis; personas migradas mayores a veces solas y sin red; personas recién llegadas que buscan refugio y que aún no han podido empadronarse o pedir cita; personas muy vulnerables y aisladas (prostitución, sin hogar, en pensiones ...); así como muchas personas en situación precaria y con niños a cargo, la gran mayoría viviendo de alquiler y a menudo en pisos compartidos, y que - como muchas otras en esta crisis- se quedan sin ingresos y no pueden hacer frente a la alimentación, el alquiler o disponer de ordenador y wifi para seguir la escolaridad.

Igualmente, muchas personas inmigradas están trabajando en tareas esenciales sanitarias o de cuidados, a menudo sin suficiente protección: tanto en hospitales, como trabajadoras del hogar a quien no se reconoce el trabajo esencial de cuidado a personas mayores o vulnerables, o en residencias de personas mayores, en tareas de limpieza, de transporte o de seguridad. Por otra parte, muchas personas están preparadas para tareas sanitarias (médicos, enfermeras y enfermeros, auxiliares de geriatría ...) pero a menudo no las pueden ejercer porque se encuentran en situación irregular o no han podido homologar titulaciones.

Aunque el acceso a la salud actualmente es universal, preocupa que las personas no empadronadas únicamente pueden acceder a atención sanitaria de urgencias en caso de gravedad. Aunque tanto el Ayuntamiento de Barcelona como entidades o instituciones ya están movilizando recursos, hay que reconocer que son insuficientes y es necesario prever apoyo y ayudas con urgencia. En muchas ocasiones serán los mismos que para la población en general, pero hay que atender a una realidad específica, con diversidad cultural lingüística que requiere adaptaciones y una Ley de extranjería que atraviesa y agrava su situación. Así, el CMIB pide una regularización extraordinaria de las personas migrantes para hacer frente a la crisis sanitaria, social y económica. Entre la población migrante hay personal cualificado sanitario, sociosanitario y otros que podrían reforzar sectores esenciales estratégicos como la alimentación. Pero pedimos, también, que esta regularización se extienda al conjunto de vecinos y vecinas en situación irregular que ya viven en el Estado español para que puedan encarar la crisis económica y social con más seguridad

Es necesario un esfuerzo para garantizar derechos a las personas más vulnerables de la sociedad.

Demandas a las administraciones:

- Autorizaciones de residencia y trabajo: para las personas migrantes para hacer frente a la crisis sanitaria, social y económica.

- Regularización exprés: para las personas migrantes que tienen solicitada y pendiente la autorización de residencia y trabajo, tal como se ha hecho ya en Portugal.

- Atención especial a personas migradas y refugiadas vulnerables en las medidas que se apliquen: una gran parte pueden ver muy reducidos o quedarse sin ingresos por la crisis.

- Estar alerta y combatir movimientos y brotes racistas, xenófobos y discriminatorios: ya presentes o emergiendo.

- Renta garantizada: apoyo a la creciente demanda de una renta garantizada general con aplicación urgente.

- Garantizar cobertura sanitaria: adecuada a todo el mundo, independientemente de su situación administrativa.

- Trámites de extranjería y refugio: atención y tramitación telefónica o telemática y reasignación de citas, respetado el tiempo de espera de las personas solicitantes; prórroga y renovación automática de autorizaciones; flexibilización de los requisitos de cotizaciones y trabajo en las renovaciones, una vez se levante el estado de alarma.

- Respuesta al control policial: estudiar y acordar procedimientos para facilitar la circulación necesaria de personas en situación irregular (instrucciones y formación a cuerpos de seguridad, viabilidad de algún documento, ...). Investigación de presuntos abusos y violencia racista por parte de cuerpos de seguridad y activación de mecanismos internos de evaluación.

- Trabajo del hogar y cuidados: reconocer sus derechos laborales, según propuestas del CMIB 2017, con ratificación urgente del convenio 189 OIT para equipararse al resto de personas trabajadores del Régimen General de la SS, con subsidio de paro entre otros derechos; hacer visible el reconocimiento social e incluir de forma explícita en el decreto de alarma, como personal esencial, a las trabajadoras del hogar que estén atendiendo a personas mayores o en situación de vulnerabilidad en domicilios particulares; garantizar la atención, asesoramiento y material necesario para prevenir infecciones; ofrecer a las que estén preparadas puestos de trabajo en las residencias de personas mayores, facilitando su regularización en su caso; proteger la seguridad, los derechos laborales y la salud en todos los casos, garantizando también que las trabajadoras del hogar que hacen tareas domésticas en varios domicilios puedan cumplir el confinamiento.

- Garantizar material sanitario (mascarillas, guantes, tests ...) de prevención para todo el personal en riesgo cotidiano: personas trabajadoras de los geriátricos, "riders", limpieza, o de otros esenciales durante el confinamiento.

- Personal sanitario migrante: promover y facilitar su homologación, regularización - en su caso - y contratación adecuado: personal de medicina, enfermería, auxiliares, limpieza, seguridad u otros necesarios.

- Vivienda. Alquileres y convivencia: el CMIB se añade a la demanda del Sindicato de arrendatarias y otras instancias que reclaman una moratoria y pago fraccionado, así como la posibilidad de condonación de alquileres promoviendo acuerdos con los propietarios particulares, ayudas públicas, prevención de desahucios, así como mediación y asesoramiento durante el período de la crisis y en el momento posterior. Y exige una atención específica hacia el realquiler de habitaciones, situación habitacional muy extendida entre la población migrada.

- Ayudas económicas, sociales y exenciones. Aumentar la dotación y mejorar los criterios de asignación de ayudas económicas, en coordinación con entidades, que contemplen, incluyendo personas en situación irregular: alimentación y necesidades básicas, cobertura de deudas; máxima prioridad a ayudas para la alimentación de los niños y niñas, garantizar que las tarjetas monedero lleguen a toda la población migrante vulnerable con menores a cargo; ayudas a autónomos, exención de pago de determinadas tasas y servicios.

- Atención a los derechos laborales de personas en situación irregular o precaria (autónomos o de otros). Facilitar el acceso a contratos laborales en oferta: a residencias, sanidad, o en el mundo agrario, y estudiar mecanismos que faciliten prestación o ingresos. Regularizar la situación de menudo "falsos autónomos" como los "riders".

- Personas mayores migradas: detectar y prevenir casos de personas solas en aislamiento y sin cuidados.

- Trabajo en red con las entidades: priorizar el apoyo y la colaboración con la red de entidades y organizaciones sociales que ofrecemos servicios de atención y acogida a la inmigración, durante y después la crisis.

- Facilitar comunicación con los países origen, ante la preocupación generalizada por los familiares.

- Instar de otras poblaciones del área metropolitana y de Cataluña a ofrecer cobertura a personas no empadronadas y sin hogar, y evitar el riesgo de desplazamientos.

- Previsión de futuro: garantizar dotación de más personal para hacer frente a la avalancha de solicitudes una vez finalizada la alarma.

Acceso al contenido completo del comunicado.

¿Nos ayudas a difundir nuestro trabajo?

Comparte