El Bayt participa en un encuentro de jóvenes activistas de origen inmigrante

04/10/2017

Autoría: Sara Bajiji

El fin de semana del 22 y 23 de septiembre se realizó el Primer encuentro de jóvenes activistas de origen inmigrante a París, organizado por PICUM (Plataform for Internacional Cooperation on Undocumented Migrants). En este encuentro se reunieron diferentes entidades que se dedican, entre otras cosas, a recibir, acoger y dar apoyo –tanto legalmente como socialmente- a las personas indocumentadas que llegan a nuestros países. 

El encuentro fue un tiempo para compartir ideas, opiniones y experiencias, ya que la mayoría de los jóvenes han pasado por un complejo proceso migratorio. De hecho, muchos no pudieron asistir al encuentro porqué tenían problemas para poder salir del país pero se les hizo partícipes mediante llamadas y videos que conmocionaron a todo el grupo. Durante las sesiones se habló de diferentes temas, se compararon los procesos migratorios de los países que participaban en el encuentro y sus respectivas leyes. Las informaciones que se dieron hicieron reflexionar a todo el grupo y se llegó a la conclusión de que no era suficiente el trabajo que cada uno estaba realizando en su respectiva entidad y en su respectivo país, el trabajo tenía que ser conjunto, internacional y que garantizara unos resultados más satisfactorios. 

Jóvenes de países diversos, pero con historias parecidas 

A pesar de que los jóvenes procediesen de países diferentes, todos sentían que la sociedad les estaba dando la responsabilidad de mostrar la mejor cara de la inmigración, una responsabilidad impuesta que ellos no tienen porqué aceptar. Notaban que tenían que ser perfectos para poder eliminar todos los prejuicios que se tienen sobre ellos, cuando esto es culpa de la misma sociedad que no quiere ver que forman parte del todo, que también conforman esa sociedad y que, si fracasan ellos, fracasa la sociedad entera, no la población inmigrante de un colectivo concreto. 

Después de un intenso fin de semana, los jóvenes llegaron a la conclusión de que, a pesar de que los procesos migratorios y de que la legislación varía en función del país, lo que tienen en común todos los procesos es que son duros, difíciles y complicados. Por esta razón, se decidió redactar un manifiesto internacional aplicable a cualquier país. Este manifiesto se centra en tres temas: como nos representan los medios de comunicación, el derecho a la libre circulación y, por último, la vulneración y discriminación que sigue sufriendo la mujer en nuestras sociedades. 

Respecto al primer tema, se decidió dar una directrices o guías a los medios de comunicación para que estos puedan actuar como un instrumento de utilidad y de información de cara a la sociedad; y no como un instrumento de creación de prejuicios y estereotipos que estigmatizan a colectivos concretos en función de la opinión que se quiere fomentar sobre ellos. 

En segundo lugar, después de que diversos jóvenes compartieran su experiencia personal sobre el proceso de migración, todas muy duras y que sin lugar a duda nos dejaron con un sentimiento de culpa a aquellos que no habíamos ni tendríamos que pasar por un proceso parecido por el mero hecho de haber nacido en un país del “primer mundo”, se decidió redactar un documento, con base legal y jurídica, donde se establezcan unas normas internacionales aplicables a cualquier país en materia migratoria. La idea es crear un manifiesto que garantice la libre circulación de las personas y que no se apliquen normas discriminatorias en función del país de origen o de la capacidad económica. 

Por último, el tercer tema del que se hablará en el manifiesto es de la situación de la mujer en nuestras sociedades. Las mujeres inmigrantes se encuentran en una situación de doble discriminación: por un lado, por el hecho de ser mujeres y, por el otro lado, por ser inmigrantes. Los jóvenes queremos plasmar esta realidad. 

Minutos antes de cerrar las sesiones de debate y de dar por finalizado el encuentro, un joven expresó que todo se resumía en la frase “We are here because you are there” y, de aquí, surgió otra propuesta: comenzar a mostrar y a enseñar a los países europeos, mediante un video con diferentes momentos históricos, cual es el origen de la inmigración. Los jóvenes llegaron a la conclusión de que esta no es más que una consecuencia de las malas actuaciones que algunos países hicieron, y continúan haciendo, en países de África o Oriente. 

En definitiva, el encuentro de PICUM fue un momento para poner en común todas las ideas de los jóvenes y ver como se pueden llevar a cabo y hacer de ello un uso más práctico. Saben que el mundo no cambiará así como así, pero todos están convencidos de que lo que sí es posible es cambiarle la vida a alguien y, muchas veces, estos cambios son los que hacen del mundo un lugar mejor.

 

Ens ajudes a difondre la nostra feina?

Comparteix

Acollim a persones d'orígens i cultures diverses per aconseguir que tots i totes tinguem les mateixes oportunitats.

Col·labora